En Infocus Consultores nos enfrentamos a esta pregunta por parte de nuestros clientes. ¿Cómo debe sentirse mi negocio?

Nuestro negocio debe ser un reflejo de nosotros mismos. Debe reflejar nuestro gusto personal, nuestra calidez y nuestras ambiciones. Por eso aunque parezca algo arcaico y pasado de moda es muy útil definir los valores. Al definir los valores en nuestra empresa tenemos que pensar en nosotros mismos, en cómo nos gustaría ser tratados y en aquello que valoramos más como clientes.

Nuestro logo, nuestros valores, nuestros servicios: todo debe estar impregnado por nuestra visión y nuestra forma de abordar los problemas. Los empleados que contratemos deben de pensar de forma similar o por lo menos compartir nuestra visión y nuestro sueño.

Los primeros empleados de cualquier compañía siempre son claves para el crecimiento y la tracción. Si estás emprendiendo y tienes que contratar a tus primeros empleados dedícale todo tu tiempo a escoger a la persona ideal. Piensa en tus fortalezas y en tus debilidades y busca alguien que logre complementar tus habilidades. Lo mejor es siempre contratar a alguien que sea muy bueno en lo que tú no lo seas. También deben de tener ciertas afinidades, pero sobre todo debe de creer en ti y tú en ellos.

Si te mantienes honesto a ti mismo y logras permear tu negocio con tus valores personales lo más probable es que sea muy fácil manejar tu empresa. Lo difícil, en realidad, es mantenerte auténtico en el mar de productos iguales.

Share This